Historia de la Representación del Espacio

I. Historia de la representación del Espacio

La Pintura o el dibujo; al igual que todas las artes, se han desarrollado y evolucionado en paralelo a las conquistas tecnológicas y del pensamiento, colaborando en la plasmación visual de los distintos registros de percepción de la realidad a lo largo de la historia.



Video obtenido de la pagina "la nube artística"

En el cronograma se muestran algunas de las etapas más significativas de la historia; observa que la representación de la realidad es cambiante, según las convenciones de las épocas. Por lo tanto, la relación entre representación y lo representado está sujeta a las transformaciones que se van produciendo, ya sean ideológicas religiosas o científicas. 




El término Antigua Grecia se refiere al periodo de la historia de Grecia que abarca desde la Edad Oscura de Grecia 1100 a. C. y la invasión dórica, hasta el año 146 a. C., año en el que se produce la conquista romana de Grecia, tras la batalla de Corinto. Bajo el Imperio Romano florece Pompeya, al sur de la península, se conocía la perspectiva en decoraciones de casas civiles, se imponiéndose por vez primera los actuales  conceptos de república y ciudadanía.

Estas casa Pompeyanas del año 50 presentan el uso del perspectiva y del claroscuro sobre sus paredes (traspantojo)








A pesar de que los griegos fueron dominados militarmente por los Romanos, la cultura de Griega tuvo una poderosa influencia sobre el Imperio Romano, siendo difundida en los territorios de Europa a través de la capacidad administrativa y organizadora y urbanística romana. En la actualidad, la cultura griega es la base de la civilización occidental, incluso la identidad de la constitución europea pertenece a los conceptos sociales de la cultura griega, y no a la mitología cristiana, de tal modo que la lengua, la política, los sistemas educativos, la filosofía, la ciencia y las artes, se deben a Grecia.


A lo largo de los últimos dos mil años la corriente renacentista de los siglos XV y XVI en Europa Occidental, y el estilo neoclásicos de los siglos XVIII y XIX en Europa y América hacen resurgir la siempre presente cultura clásica grecorromano.

I.a. Edad Media:

La visión simplificadora y mitifica del universo cultural del Medioevo, en la que el arte tenía una función exclusivamente moralizante y divulgadora del credo dominante, el cristianismo.
La visión del “dios” pantocrátor, asociado al poder religioso, heredero del imperio romano, impedía cualquier otro pensamiento que pusiera en cuestión la visión Ptolomeica del universo que pudiera favorecer una visión menos teocentrista; no en vano, cambiar esta visión de un mundo plano y centro del universo casi le cuesta la vida a Galileo cuando en el siglo XVI demuestra que el Sol es el centro de este sistema solar, y que la tierra es un planeta más entre varios orbitando  a su alrededor.


El Universo según Ptolomeo


La presión de los barbaros del norte y de los cristianos en el interior del imperio obliga al emperador Constantino a pactar con las hordas bárbaras, el arte pierde el naturalismo clásico el pensamiento se hace teocentrista y uniforme, empieza la edad Media. La cristiandad accede al poder bajo la protección del emperador Constantino, retoma toda la iconografía imperial para representar aspecto de la fe cristiana,  imperante tras el Concilio de Nicea.
 

Las imágenes , próximas año 325 no sólo recogen la simbología pagana del Imperio romano, también adelantan la simplificación propia del arte cristiano ortodoxo oriental y del románico occidental, es la época de las invasiones bárbaras y de la caída del imperio romano.


En Edad Media, hasta  el año mil el arte se simplifica, las representaciones se hacen menos icónica, reflejan una visión simple y moralizante tal y como muestra la imagen superior, en este pantocrátor.



A partir del año mil entramos en el gótico y las formas se hacen más volumétricas, recreándose en los contornos. Abajo en el 1300 Giotto comienza a recuperar la perspectiva.


I.b. El Renacimiento,  siglos XIV y XV.


El Renacimiento marca el inicio de la Modernidad, el cambio en las representaciones de la realidad  natural, este cambio no se puede interpretar como un cambio superficial sino como un modo nuevo de inventar y descubrir el universo, que tiene su máxima representación en las Bellas Artes; la pintura pasa del ámbito del artesano gremial y anónimo medieval, a ser obra del artista, prestigiado e intelectual.
La caída de Constantinopla a manos de los turcos en 1453, provoca el éxodo de sus habitantes que llegan a Italia, aportando a la Italia medieval los conocimientos no olvidados del antiguo imperio, aunque desaparecidos mil años atrás; se recuperan, tras mil años de oscuridad y olvido.
El primero en aportar, aún en la edad media, mediante un proceso de observación de la naturaleza, la visión clásica para occidente; fue Giotto (1267-1337), pastor de ovejas y pintor de la naturaleza, muy influido por el arte de Bizantino de Constantinopla.
El primer pintor arquitecto en trasladar la perspectiva desde el mundo de las matemáticas, tras una serie de experimentos ópticos, fue Filippo Brunelleschi (1377-1446) asentando las bases teóricas definitivas hacia 1420.

Para Paolo Uccello, Florencia (1397 - 1475) la perspectiva es un instrumento para analizar los objetos y tratar a la anatomía como un elemento cotidiano más, geometrizada; con el recién adquirido mecanismo que imita la visión humana; la estructura tridimensional de animales, figuras y objetos.
Sus cuadros mantienen el concepto majestuoso y escenográfico de la pintura medieval pero, aporta una rotundidad volumétrica revolucionaria.
Leonardo da Vinci (1452- 1519) Se puede decir que es el precursor del diseño actual con su inventiva utiliza el dibujo para describir con precisión la naturaleza interna de sus ingenios: maquinas voladoras, maquinas de guerra, interior del cuerpo humano.



 Leonardo, tras sus estudios simultáneos de fisiología del globo ocular observó que en determinadas posiciones del modelo respecto al punto de vista y el centro de visión, se producían deformaciones en sus proyecciones sobre el plano del cuadro, a estas deformaciones las denominó anamorfosis, intentando en vano, otros sistemas de proyección cónicos con planos de proyección esféricos o cilíndricos; este análisis se anticipa a la geometría no euclidiana del S.XVII al concebir la posibilidad de crear otro tipos de espacios con los mismos elementos pero sustituyendo, el plano del cuadro, por una esfera en la que se proyectaran las imágenes.



Los medios mecánicos y matemáticos fueron utilizados y teorizados por Alberto Durero (1471-1528); en el grabado de abajo del pintor alemán, se observa que un extremo de la cuerda o Línea Visual, sujeta a la pared, corresponde al punto de vista y en el otro fija a uno de los puntos del modelo (el laúd), esta cuerda deja su marca o proyección, del citado punto, en la pantalla intermedia o Plano del Cuadro.
Por otro lado El visor fijo  (punto de vista) permite al artista, colocado en condiciones de perfecta monoculidad (un sólo ojo) e inmovilidad, observar el objeto a reproducir a través de un cristal, sobre el que dibuja, casi calcándo, los contornos que después pasará al papel, a través de un marco con una red de hilos negros que le proporciona la imagen subdividida en cuadrados.

El Arte Flamenco, en el norte, en Holanda, el primer pintor en utilizar la teoría de Brunelleschi, es Van Eick 1390 -1441, quien desarrolla la perspectiva sin utilizar la geometría proyectiva sino observando minuciosamente la realidad.